gafas

A primera vista parece que estamos hablando de dos mundos muy distantes e imposibles de que puedan convivir, pero estaremos confudidos son diferentes pero se pueden unir en tu provecho.

La visión de tu negocio, la gafas de ver de lejos.

La visión de tu negocio es tu alma, tu inspiración como ves tu proyecto empresarial en tu interior, es tu brújula vital, es lo que tu ves y sabes que llegará a ser y que los demás ni imaginan. Y la productividad donde entra aquí sin que tengamos que admitir pulpo como animal de compañia.

La productividad puede, y debe, aportarte algo más que unos trucos, reglas que te permiten ganar tiempo y ser mñas eficiente. La productividad, en métodos como GTD, que es nuestra base de construcción, para pasar del día día, a la táctica más inmediata hacia el nivel estratégico más elevado: la visión.

Necesitamos coger altura, separarnos del día a día, David Allen utliliza para cada nvel de paso de lo inmediato a lo estrátegico, niveles de altura, en su caso, distingue seis escalas:

  • En el suelo es la Próximas Acciones a realizar.
  • A 10.000 pies son los Proyectos actuales.
  • A 20.000 pies ya nos separamos estamos en Áreas de responsabilidad y enfoque.
  • 30.000 pies, a partir de aquí es todo nivel estratégico son  los próximos 1 a 2 años con  las metas y dirección.
  • A 40.000 pies la altura típica de planes estratégicos, de los siguientes  3 a 5 años. De eso hablamos hoy, es la visión y estrategia.
  • A 50.000 pies, esta el origen de todo, desde donde comenzamos el descenso, eres tú. Son tu  vida y valores.

El sistema se explica de forma natural, pues si no estamos integramente enfocados llega, de nuevo, el estres, el descontrol y la falta de rumbo. Tenemos que despegar del suelo, de la siguiente tarea, y conseguir centrar nuestra vida en los valores y, a partir de ahí, desde donde descendemos completando cada nivel de altura. Entonces es cuenado la próxima tarea o acción a realizar es plenamente satisfactoria.

Como hemos visto la visión está en un nivel de altura casí máximo, solo la persona que da origen a esta y sus valores pueden estar por encima.

¿Cómo consigue la visión integrarse en la productividad?

La productividad se basa en principios, reglas, hábitos que nos ayudan, pero la visón son las gafas de ver de lejos, las que nos permite poner rumbo a un viaje muy largo, con una ruta que se construya en los planes estratégicos.

La revisión es el momento donde en GTD, donde no solo ponemos la cosas al día, actuaizando estados, revisando bandejas de entrada, archivos y proyectos. Aquí también tenemos que desechar o introducir nuevos proyectos en base a algo y es la visión el origen de todo esto, si en mi negocio no hacemos cualquier cosa que nos pidan es porque, tenemos una visión de nuestro trabajo y esta se convierte en el primer filtro de cualquier posible trabajo, producto nuevo, lineas de negocio a plantear.

En GTD, la revisión semanal, permite llevar perfectamente los primeros niveles de altura, yo diria que desde el suelo a los 20.000 pies, por seguir con este criterio.

De las diferentes maneras que he conocido de mantener el contacto con la visión dentro del día a día y con  hábitos productivos, te comento algunas para que veas cual te encaja.

La visión de mi negocio en mi agenda. Una tarea más.

Para poner el rumbo de los próximos años a tu empresa, debes saber como está hoy, con que cuentas y con que no. Afortunadamente para nosotros, son muchas las veces que hemos hecho eso en Sapiens&Co. para clientes de todo tipo. Desgraciadamente para el cliente, en este diagnóstico, al profundizar de manera sistemática y certera sobre la misión, visión y valores de las compañías que confían en nosotros, aparecen sorpresas que hacen que la empresa tenga que reenfocar el plan estratégico para hacerlo realista. De hay su importancia. No vale no hacerlo. No vale no ser analítico y objetivo al máximo.

Como realmente lo que hacemos es ayuda a Innovar, hemos de ir más allá de la clásica definición, vamos a convertir tu visión en estrategia, tu estrategia en agenda. Y tu agenda, en acción, resultados y, porque las cosas siempre pueden hacerse mejor, revisión y mejora continua.

Mi reunión más importante del trimestre: viene mi mejor cliente.

Cada cierto tiempo, de forma regular y sin posibilidad de cambio de día, te reunes toda la mañana, lo ideal es pasar un día entero, con tu principal cliente, con la persona que da forma a esto, contigo.

Esta idea, me la metio en la cabeza un empresario hace más de una decada. Cambió su ajetreo, el estar siempre de un lado para otro, incluso agobiado, por serenidad, sonrisa e ideas claras. Me sorprendió, tuve ocasión de preguntarle qué hacía para Trabajar Felizmente y me contestó: «Me reuno una vez al mes con mi mejor cliente. Todo el día. Hago tareas importantes, no urgentes. Cosas que me llenan y aportan pero que el día a día no permite. Me doy tiempo para pensar, siempre sin móvil y fuera de la oficina. Mi mejor cliente soy yo, es mi empresa y mi mejor producto como directivo es ponerle esas buenas gafas de ver de lejos.»

Si una vez al trimestre te reunes contigo, piensas, escribes, disfrutas del día a un nivel estratégico seguro que surgen análisis incisivos, reflexiones que te aporten. Después de integrarlo solo te queda que tu equipo la comparta, que viva esta visión, que se ponga tus gafas.

Y tú, ¿te reúnes con tu mejor cliente? Si quieres un sitio tranquilo, buena gente con la que pensar y métodos y herramientas que te ayuden en tu reflexión estratégica, ya sabes que puedes contar con tus amigos de Sapiens&Co.

Deja una respuesta