Ya lo hemos venido adelantando, esto va de Análisis Transaccional, y si es Transaccional, será que hay transacciones digo yo…

Las transacciones se manifiestan en la comunicación entre las personas. El Análisis Transaccional enseña a reconocer cuál es el estado del yo que está operando en el inicio de la transacción, y cuál estado del yo del interlocutor, de modo que, identificando esto,  podemos intervenir interrumpiendo una conversación inefectiva, y revertirla para aumentar la asertividad.

Cada transacción se inicia a partir de un estimulo y produce una respuesta y las transacciones pueden proceder desde el Padre, Adulto o Niño de una persona, hacia el Padre, Adulto o Niño de la otra persona.

¿Y cuáles son?

Existen varios tipos de transacciones, las primeras que veremos son las Cruzadas.

En una transacción cruzada la respuesta se dirige a un estado del yo diferente de aquella que inicio el estímulo. Saber esto nos sirve, y mucho, porque nos ayuda a comprender cómo y por qué la comunicación se rompe.

La regla es: «cuando se da una ruptura en la comunicación, una transacción cruzada lo causó».

También existen las Transacciones Ulteriores.

Esto es cuando las personas dicen una cosa y quieren decir otra. Las transacciones ulteriores son la base de los juegos y son especialmente interesantes porque son engañosas. Tienen un nivel social (abierto) y psicológico (ulterior), es decir, una razón de ser para preservarnos psicológicamente.

Por ejemplo, podemos usar la ironía en lugar de una expresión directa de nuestra ira, o hacer un chiste para suavizar una verdad dolorosa o dura.

Mediante el Análisis Transaccional (unido a técnicas de comunicación) ayudamos a las personas a ser honestas con los demás y consigo mismos acerca de sus deseos y sentimientos, en vez de ir con segundas. De esta manera las personas pueden descubrir lo que realmente quieren, como pedirlo, y si esto es posible, como obtenerlo. Prece un tema importante en la dinámica empresarial, ¿verdad?

Caricias.

Acariciar, en este contexto, significa reconocer, tiene que ver con el reconocimiento y la gratitud. Las caricias son esenciales para la vida de una persona. Sin ellas, dice Berne, la «medula espinal se encogerá». Se ha visto que un niño muy pequeño necesita caricias físicas reales para mantenerse vivo. Los adultos podemos sobrevivir con menos caricias físicas a medida que aprendemos a intercambiar caricias verbales. Pero cuidado! porque hay caricias y caricias… Podemos «regalar»  caricias positivas como la alabanza y expresiones de aprecio, o bien las negativas como juicios negativos o devaluatorios.

El intercambio de caricias por lo tanto es una de las cosas más importantes que las personas hacen en la vida diaria.

Las personas necesitan ser reconocidas por lo que son y por lo que hacen. Entender cómo las personas dan y reciben caricias y cambian sus patrones de reconocimiento, son aspectos fuertes del trabajo en Análisis Transaccional.

¿Qué juegos jugamos?

Berne definió ciertos patrones disfuncionales del comportamiento como «juegos», que son transacciones repetitivas, instaladas con el objetivo de obtener caricias.

Podemos decir que la persona busca resolver necesidades del pasado en el «aquí y ahora». Estas transacciones repetitivas refuerzan sentimientos y auto conceptos negativos, enmascarando los sentimientos y los pensamientos.

¿Y entonces?

Entonces tenemos una herramienta maravillosa para detectar y corregir el modo en que las personas nos relacionamos unos con otros, y la forma que establecemos nuestra comunicación, en función del tipo de transacciones que realizamos.

Hasta ahora, estos conocimiento han sido utilizados, fundamentalmente en el ámbito de las psicoterapias. Sin embargo, recordemos que en las empresas hay personas, personas que se comportan a veces como padres, otras como niños, y con un poco de suerte, en ocasiones como adultos.

Desde Sapiens&Co te proponemos que identifiques las transacciones que se producen en tu equipo, y si no sabes cómo, ya sabes dónde encontrarnos.

One Reply to “Transacciones (No Financieras)”
Deja una respuesta