Decía un profesor mío de administración de empresas en mis años universitarios, que “solucionar problemases fácil, lo difícil es saber que se tiene un problema y planteárselo.”

Y aunque desde la primera vez que le escuché decirlo me pareció interesante, luego la experiencia me ha confirmado que efectivamente así se cumple en la mayoría los casos.

Dicho sea de paso, sirve igualmente como guía para los que nos dedicamos tanto a la formación como a la consultoría; no es necesario resolver ningún problema en la mayoría de ocasiones, lo que tenemos que hacer es enfrentar al empresario al problema que tiene pero del que no es consciente, posiblemente explicarle que efectivamente ése es su problema y cómo ese problema deriva en los síntomas que ve en su negocio pero no entendía.Muchas veces ni siquiera lo imaginaba.

En la mayoría de las ocasiones esto basta para que él mismo se ponga manos a la obra para resolverlo.

De hecho la peor actitud frente a un problema (en la empresa y en los negocios me refiero, aunque posiblemente no solo) es negarlo o ignorarlo. Esta actitud aún siendo comprensible es sencillamente suicida. Todos seguramente estaremos pensando en algún caso que hemos conocido. (Yo también pero no “debo” mencionarlo …)

Bueno, pensándolo mejor hay una actitud todavía peor, que es pensar que se sabe todo y que «nadie va a venir a decirme qué es lo que tengo que hacer» … «porque lo que quieren es engañarme»   En estos casos, lo mejor es apartarse, porque no hay solución posible.

Ser consciente de que se tiene es el primer paso, pero en la mayoría de los casos, el siguiente o casi el mismo es: “parar”

Warren Buffet lo dice de una manera muy gráfica: “Si estás metido en un agujero, deja de cavar”, es decir, no hagas más grave el problema … ¡Páralo! Busca soluciones pero no empeores las cosas, claro que para llegar a esta conclusión es imprescindible ser consciente de que se “está en un agujero”, es decir de que tenemos un problema.

Y después … busca soluciones, y házlo rápido … Y si no hay soluciones … ¡PARA!

Lamentablemente en ésta época tenemos demasiados ejemplos de exactamente lo contrario: hacer la “bola” más grande y “mantenella y no enmendalla” … Esto solo demora el final y por supuesto elimina posibles soluciones … pero por supuesto no arregla el problema.

Y finalmente como dice también un buen amigo: “si no funciona la ley de la gravedad, termina cayendo por su propio peso.”

Deja una respuesta