prioridades

Este post nace (como muchos otros) a partir de una conversación con un gran amigo, en la que hablábamos acerca de las prioridades y los valores que rigen nuestras vidas y nuestras empresas.

Ya en un post anterior os hablaba sobre el boom de los mensajes ultra positivos en las redes sociales, y hoy toca reflexionar en torno a otro fenómeno que se produce de forma similar, casi indiscriminadamente y, creo yo, muchas veces de modo exagerado: El «Do it, do it, do it now!».

Antes de seguir, una aclaración: Las ideas, sin acción sólo son eso: ideas. Cuando pensamos en cosas maravillosas que podríamos hacer y no las llevamos a la práctica, lo que podemos obtener es frustración, ya que, lógicamente, no disfrutamos de los resultados que habíamos imaginado.

¿Y entonces? ¿Cómo es que escribo un artículo «criticando» el hazlo, hazlo, hazlo ya!?

Pues no, no es una crítica, lo que cuestiono es el bombardeo de esos mensajes de manera indiscriminada, y sobre todo, aislada. Lo que cuestiono es el mensaje de «hay que pasar a la acción sin pensarlo dos veces» «No lo pienses, sólo hazlo».

Muy bien, hay que moverse, hay que avanzar, lo peor que nos puede pasar es caer en la parálisis por el análisis, sin embargo, desde mi punto de vista,  hay que avanzar a paso firme (o todo lo firme que nos permita un entorno en permanente cambio). Para ello, hay varios pasos a seguir desde que concebimos una idea, antes de pasar a la acción, si queremos alcanzar el éxito, y evitar una inversión de tiempo, dinero, ilusiones y expectativas que podrían caer en saco roto.

No voy a entrar en detalle con los aspectos técnicos, ya se ha hablado mucho sobre objetivos SMART, planes de acción y estrategias de desarrollo, hoy voy a centrarme en algo que no se ve y que la gran mayoría de las veces no tenemos en cuenta a la hora de poner en práctica nuestras ideas. Me refiero a los Valores, ya que son éstos los que nos guían, muchas veces de manera inconsciente, en nuestras acciones, y se imponen fuertemente a la hora de tomar decisiones.

Un valor es una convicción profunda  que determina nuestra manera de ser y por lo tanto, nuestra conducta. La definición de valor asegura que el hombre se encuentra juzgando y valorando las cosas de manera continua, esto lo hacemos para actuar y decidir. Todos expresamos nuestros valores en comportamientos y opiniones que se manifiestan de manera espontánea y por ello es imprescindible analizar la relación entre los valores personales y los de nuestra organización, así como verificar hasta qué punto están alineados nuestros objetivos con nuestras acciones.

¿Y entonces? Entonces propongo que nos paremos antes de actuar, y enumeremos cuáles son los principales valores que rigen nuestras vidas, qué cosas nos mantienen en armonía con nuestra esencia, quién Soy verdaderamente y qué quiero Hacer, para, sólo entonces, pasar a la acción.

Propongo que nos marquemos prioridades, y que en esas prioridades estén presentes nuestros deseos, nuestros anhelos, nuestras ilusiones, y también nuestros límites, nuestra esencia, nuestros valores.

Propongo que hagamos lo que decidamos hacer, que pasemos a la acción, pero siempre de una forma meditada, medida, valorada, equilibrada, coherente.

Propongo que primero, lo primero.

Deja una respuesta