Mientras que la toma de decisiones sin planificación es bastante frecuente, muchas veces no es suficiente, y menos aún efectiva y eficiente. La planificación nos permite tomar decisiones de una manera mucho más cómoda e inteligente. La planificación, nos facilita la toma de decisiones, al proporcionar directrices y objetivos de la decisión. Podríamos incluso decir que la planificación es un tipo de técnica de simplificación de decisiones.

Al enfrentarnos a una toma de decisiones encontramos cuatro beneficios principales de la planificación:

1. La planificación permite el establecimiento de metas independientes. 

Así, las decisiones no son tomadas sólo como reacciones a los estímulos externos. La «Gestión de lucha contra el fuego» se sustituye por una serie consciente y dirigida de las elecciones. En definitiva, nos permite dirigir nuestras vidas en lugar de ser dirigidos por fuerzas externas. A veces la diferencia entre la planificación y la no planificación se describe como «proactivo» (tomar el control de la situación) versus «reactiva» (que responde a los estímulos).

2. La planificación proporciona un estándar de medición. 

Un plan ofrece algo para medir y contratar, de modo que podemos descubrir si estamos o no logrando nuestras metas. Como dice el refrán, si no sabes a dónde vas, no importa el camino que tomes.

3. Convierte los valores de la planificación a la acción. 

Cuando nos enfrentamos con una decisión, podemos consultar el plan y determinar qué decisión ayudará a avanzar mejor. Las decisiones tomadas bajo la orientación de la planificación nos permite trabajar de manera coherente para avanzar hacia nuestros objetivos.

La planificación es útil en situaciones de emergencia, también. Cuando surge una crisis, un poco de reflexión sobre el plan general nos ayudará a determinar qué hacer y esto no sólo ayudará a resolver la crisis, también ayudará a avanzar en el plan general. Sin un plan, las crisis se tratan al azar y se toman decisiones arbitrarias que en última instancia pueden estar en conflicto unas con otras.

4. La planificación permite que los recursos limitados se potencien. 

Presupuestos, tiempo, esfuerzo, mano de obra – todos son limitados. Su mejor uso se puede hacer cuando contamos con un plan de su explotación.

¿Se os ocurren más ventajas de la planificación cuando debemos tomar decisiones?

Deja una respuesta