¿Qué mitad del vaso ves, la llena o la vacía?. Como piensas es como eres, lo que piensas es lo que sientes…

Todos nuestros sentimientos, creencias y conocimientos se basan en nuestros pensamientos internos, tanto conscientes como inconscientes. Estamos bajo el control de nuestros pensamientos, lo sepamos o no.

Lo que determina, fundamentalmente, la diferencia entre las personas es su actitud. Para algunos, su trabajo, sus actividades, son divertidas y emocionantes. Para otros, es un trabajo pesado. Ya lo dijo  Abraham Lincoln: «Las personas son tan felices como se deciden a serlo. »  

Nuestras actitudes son hábitos, construidos a partir de la retroalimentación de los padres, amigos , la sociedad y uno mismo, que forman nuestra auto-imagen y nuestro mundo en imágenes. Estas actitudes se mantienen por las conversaciones internas que constantemente tenemos con nosotros mismos, tanto consciente como inconscientemente.

El primer paso para cambiar nuestras actitudes es cambiar nuestras conversaciones internas.

¿Y cómo lo hacemos?  Podemos usar el método de las tres C:  Compromiso, Control y Cambio

Compromiso de asumir una actitud positiva contigo mismo, para el aprendizaje, el trabajo, la familia, los amigos, la naturaleza, etc… De respetarte a ti mismo ya los demás. Aspirar al éxito. Ser entusiasta…

Control de mantener tu mente enfocada en cosas importantes. Establecer metas y prioridades de lo que piensas y haces y visualizar a la práctica tus acciones. Desarrollar una estrategia para hacer frente a las dificultades. Aprender a relajarte, disfrutar de los éxitos y sobre todo ser honesto contigo mismo.

Cambio: Sé valiente. Cambia y mejora cada día. Haz tu mejor esfuerzo y no mires hacia atrás. Asume el cambio como una oportunidad para probar cosas nuevas. Para eso, considera distintas opciones, conoce gente nueva, haz muchas preguntas.

Mantén una actitud optimista. Los estudios demuestran que las personas con estas características son los ganadores en los buenos tiempos y los supervivientes en tiempos difíciles. Numerosas  investigaciones demuestran que,  la gente que comienza conscientemente a modificar sus conversaciones internas y cambian sus creencias limitantes por otras potenciadoras mejora de forma casi inmediata en su desempeño, aumenta su energía y las cosas parecen irles mucho mejor. Merece la pena, ¿verdad?

El compromiso, control y cambio te  ayudará a mejorar tu autoestima y promover el pensamiento positivo.

Te dejo 10 pautas para la creación de actitudes positivas

  • Comienza el día con una gran sonrisa.
  • Planifícate al menos dos actividades que te sean placenteras cada día
  • Mantén tu mente enfocada en las cosas importantes.
  • Disfruta de tus pequeños logros
  • Prueba cosas nuevas y toma nuevos desafíos.
  • Ten presente tus deseos, mantenlos vivos.
  • Amate a tí mismo/a
  • Ríete mucho!!
  • Rodéate de gente positiva
  • Valora lo que tienes
Y ahora, ¿qué mitad del vaso decides ver?.

Recuerda, eres lo que piensas, sientes lo que quieres.

Deja una respuesta