En cualquier proceso de negociación, o de resolución de problemas o conflictos, alcanzar una solución ‘win-win’ no es sencillo. Para ello, debemos poner en práctica estas tres actitudes.

1. Dejar las emociones negativas fuera del proceso.

Al inicio del proceso, nuestros intereses parecen ser opuestos a los de nuestro interlocutor. Es aquí cuando nuestras emociones negativas se manifiestan en forma de miedo a perder, ansiedad por no encontrar una solución satisfactoria, o la ira hacia la otra persona. Cuando estas emociones son intensas, tienden a enturbiar nuestro buen juicio y nuestra creatividad, elementos necesarios para encontrar una solución ‘win-win’. De ahí, que sea necesario apartar nuestras emociones negativas. Primero, identificándolas cuando se manifiestan y siendo conscientes que su objetivo es sabotear el proceso para encontrar una solución. En segundo lugar, debemos erradicar de nuestra mente pensamientos irracionales que alimenten estas emociones.

2. Focalizarse en la solución.

Si, a nivel emocional, las emociones negativas son el mayor obstáculo para alcanzar una solución conveniente para todas las partes implicadas, a nivel conductual, el mayor impedimento es la comunicación Pasivo-Agresiva. Nos resulta muy tentador en una situación conflictiva comunicarnos justificándonos a nosotros mismos, acusando y criticando a la otra persona, evitando el debate o escarbando en hechos del pasado. Para evitar esto, debemos darnos cuenta cuando nos va a ocurrir, a nosotros o a nuestro interlocutor, y concentrar nuestro enfoque en el debate y la negociación para encontrar solución al problema.

3. Explorar el contexto y las opciones.

La falta de insistencia por las partes para encontrar una solución ‘win-win’ es, a menudo, la principal causa de la resolución insatisfactoria de un conflicto o una negociación. Debemos asegurarnos que todas las partes estamos de acuerdo en intentarlo y trabajar juntos en lugar de pelearnos, y manifestar claramente cuales son nuestros respectivos objetivos a conseguir en el proceso. A continuación, debemos explorar cuales son las motivaciones más profundas que hay detrás de los objetivos manifestados y comprender las respectivas posturas de cara a la negociación o la resolución de cada interviniente.
Llegados a este punto, debemos ser creativos y aportar soluciones. Analizar juntos cada solución propuesta, compararlas en términos de coste-beneficio para cada parte y alcanzar una solución ‘win-win’ que sa la mejor posible para todos. Por último, hay que poner esa solución en práctica.

Siempre hay que intentar encontrar una solución ‘win-win’. A menudo, muchas soluciones viables se quedan en teorías inaplicadas por que no ponemos el esfuerzo suficiente en encontrarlas, y no abordamos todo el proceso con una actitud efectiva y constructiva.

En Sapiens&Co estamos para ayudarte a encontrar esas salidas en las que prima el Ganar-Ganar, llámanos y lo discutimos con un café…

Deja una respuesta