Hemos llegado con antelación (como debe de ser) a la reunión que vamos a mantener con un cliente. Su secretaria nos dice que tomes asiento y que le esperemos 5 minutos a que termine de atender a otra visita.

¿Qué solemos hacer en una situación como esa?

Algunos sacamos la Blackberry, el iPhone, o el gadget que llevemos encima y nos ponemos a chequear el correo, a enviar un whatsaspp a alguien, a hacer un par de ‘me gusta’ en Facebook, o a escribir en Twitter: «Esperando a entrar en una reunión». Otros dejamos volar la mente y nos ponemos a pensar en la lista de la compra, en el partido del domingo o en la subida de la hipoteca. En resumen, habitualmente dedicamos esas pequeñas ventanas de tiempo a procastinar.

¿Qué podemos hacer en situaciones como esa?

Podemos dedicarlas a algo que realmente merezca la pena, a algo que sea productivo. Seguro que tenemos más de una tarea pendiente por cumplir. Por ejemplo, ir preparando un informe trimestral de ventas que nos ha pedido el director de nuestra Empresa para dentro 10 días. La realización de ese informe va a ser nuestro objetivo, nuestro proyecto microproductivo. Y a él vamos a dedicar esos pequeños espacios de tiempo en los que no sabemos muy bien que podemos hacer.

Como siempre dice mi compañera Mariana Castrogiovanni, un objetivo ha de ser de MARTE (Medible, Alcanzable, Realista, Temporal y Específico). Nuestro objetivo lo es:

– Medible: Hemos decidido que tenga 100 páginas.

– Alcanzable: Conocemos nuestras cifras de ventas, y podemos por tanto preparar ese informe.

– Realista: Lo hemos preparado ya en anteriores ocasiones.

– Temporal: Tenemos 10 días de plazo.

– Específico: Es un informe trimestral de ventas.

¿Cómo aplicar la microproductividad?

Empezaremos por fragmentar el objetivo (en bloques de tiempo, en cantidad de páginas, …). Lo verdaderamente importante no es cómo lo fragmentamos sino que lo hagamos en pequeños microobjetivos que podamos gestionar.

A continuación, nos marcaremos una lista de situaciones en las que nos suelen sobrar 5 minutos, y  gracias a las cuales podemos avanzar en el cumplimiento de nuestro objetivo. Y, nos pondremos en acción cumpliendo microobjetivos cuando estemos en cada una de esas situaciones, hasta haber cumplido con el gran objetivo.

Cumplir cada objetivo, aunque sea micro, reforzará nuestra confianza y nos hará sentir que somos más productivos y nos sentiremos más motivados.

One Reply to “Microproductividad: ¿Qué puedo hacer cuando me sobran 5 minutos?”
Deja una respuesta