nene

Hay gente que irradia energía por naturaleza, que siempre (o casi siempre) está contento, feliz, con ganas… Ese es el tipo de gente que todos queremos en nuestro día a día. La que suma, la que no resta, a la que le coges el teléfono a la primera y con la que te encanta compartir buenos momentos porque sabes que rara vez serán malos.

El líder

Este tipo de gente es la gente que, en mi opinión, deberían ser líderes. Mucho se habla sobre las características, las capacidades, las habilidades directivas y demás preparación y virtudes que un líder debe tener pero sin lugar a dudas, el ser una persona que «brilla», que da luz, que alegra los corazones y levanta el ánimo de sus colaboradores es una de las más importantes y sobre la que menos nos paramos a pensar.

En el día a día de todos, siempre hay momentos de dificultad, de complicaciones, de bloqueos profesionales y el papel motivador del lider y su capacidad de ejercer una posición de referencia para el equipo es fundamental para que eso momentos se superen, para sacar lo mejor de lo que cada uno tiene dentro, para tumbar esas barreras frente a las que nos enfrentamos cotidianamente.

La potencia del Jelow Jelowiii…

La pregunta que te estarás haciendo después de haber reflexionado sobre algo que ya sabías pero que quizás pasaba desapercibido es… Bien, tengo que motivar, tengo que inyectar energía a cada uno de los miembros de mi equipo pero, ¿por dónde empiezo?

Pues la respuesta es, por donde quieras pero empieza. Pero para que no te quedes solo con la idea y pases a la acción, te contaré algo que, en el equipo de Sapiens&Co. funciona a las mil maravillas. Es lo que yo llamo el poder del Jelow Jelowiii… Cada vez que entro en la oficina, hablo en la mañana con alguno de mis colaboradores o contesto a un mail interno, siempre empiezo con un magnífico y potente «Jelow jelowiiii!!!» o lo que viene a ser lo mismo pero suena un poco ñoño «¡¡¡Hola, holitaaaa!!!». La respuesta más común, pese a que ya todos se lo esperan es una carcajada, un «menuda energía» o un «¡Buenos días con alegríaaa!».

Algo tan simple como un saludo cargado de buen rollo tiene un impacto más que positivo de cara al equipo, de cara a que se pongan las pilas, de cara a que estén más predispuestos a escucharte, a esforzarse y a hacer lo que tienen que hacer porque quieren y no porque se lo mandas como su «jefe».

¿No piensas hacer nada?

Si has llegado aquí y ya vienes haciendo algo similar o te ha parecido interesante, ya sabes, sigue con ello, ponlo en práctica, ve adelante. Si te ha parecido una chorrada, seguramente no me he explicado bien o seguramente no te quieras dar cuenta de que esto es algo que es gratis y que, el coste de no hacer nada es mucho más grande que el de hacerlo.

Ya que esto no va de gastar dinero, seas de los que comulgan con la idea o de los que no, te animo a que pruebes, a que sea tu equipo el que te haga ver si funciona o si no funciona. Te invito a que te des un tiempo, a que midas su impacto en el buen rollo de la gente y en la productividad de su día a día. Y después, nos cuentas…

Ya sabes que en Sapiens&Co. estamos para ayudarte a Ganar Más, Funcionar Mejor y Trabajar Felizmente

Deja una respuesta