keep-it-simple

Como decía la sevillana … «A veces, muchas veces, más de cuatro veces, todas las cosas no son … como parecen …» No es raro que nos terminamos enredando … por no pensar, o por no escuchar … o por no pararnos a mirar.  Nos lanzamos a la acción antes de analizar el problema e intentar proponer diferentes posibilidades, al menos dos o tres para poder elegir y valorar entre varias.

Y termina pasando lo que suele … que nos enreadamos, nosotros mismos … y una vez puestos ya no dejamos de persistir para «comprobar» y «demostrar» a nosotros mismos y a los «espectadores» que nuestra solución no solo funciona sino que es la mejor.

Como bien sabemos quien más quien menos … terminamos comprobando y demostrando … exactamente lo contrario, es decir que ni nuestra solución era tan buena, ni que era la mejor posible.

Para que surjan posibilidades, hay que darles un poquito de tiempo y no lanzarse con la primera que se nos ocurra … apartando a los demás y a las demás posibles …   El coste y el tiempo … son secundarios … El objetivo a menudo es … «otro», cunando el objetivo debería ser definir el problema y resolverlo (el problema y solo el problema)

Voy a poner dos ejemplos de lo que digo y a qué me refiero.

El boligrafo de los astronautas

Cuando la NASA comenzó con el lanzamiento de astronautas al espacio, descubrieron que los bolígrafos no funcionarían sin gravedad (o con gravedad cero), porque la tinta no bajaría hasta la superficie en que se deseara escribir.

Para resolver este problema, emplearon varios años y varios millones de dólares. Desarrollaron un bolígrafo que funcionaba: bajo gravedad cero, al revés, debajo del agua, prácticamente en cualquier superficie incluyendo cristal y en un rango de temperaturas que iban desde abajo del punto de congelación hasta superar los 300 grados centígrados.  Estos bolígrafos estuvieron a la venta en algunas tiendas especializadas … algo que nunca entendí porque para ir al espacio a probarlo, se me ocurre que harían falta algunos otros pequeños detalles … además del bolígrafo. (Una nave, un traje, ser de la NASA, en fin… menudencias…)

En esa misma época la agencia soviética se enfentó al mismo problema, pero ¿qué hicieron los rusos? ¡Los rusos utilizaron un lápiz!   Podrían haber recurrido al espionaje, pero creo que no lo hicieron en este caso, o al menos no para esto.

Lo increible no es que la NASA empleara ese dinero o que los rusos lo resolvieran de una forma tan simple. Lo realmente increible es que durante todo ese tiempo a nadie se le ocurrió que el problema original se podía resolver de esa manera tan simple, barata y eficiente.   Sin embargo posiblemente alguien hubiera podido pensar (puede que aún hoy haya quien lo haga) que de otro modo no se hubiera hecho el descubrimiento del bolígrafo con tinta especial a presión (que fue la solución técnica)

Incluso puede que haya gente que piense que si no hubiera sido por el bolígrafo, muchos investigadores, ingenieros, auxiliares, etc, se hubieran quedado sin trabajo … Seguro que esto también hubiese sido cierto, pero la necesidad original era «Escribir en condiciones de gravedad cero». Nadie dijo nada de hacerlo a bolígrafo, ordenador, letras recortables, etc. No era necesario y no formaba parte del problema.

Y no es que esté en contra del progreso, estoy en contra de la complicación … especialmente si es innecesaria. A veces tengo la sensación cuando leo y veo … que a más de uno le han vendido un bolígrafo de gravedad cero. Incluso conozco gente que lleva años desarrollando uno o varios … Por supuesto estos bolígrafos que digo tienen otra «forma», tienen forma de negocio, de prototipo, etc.

Las cajas de jabón vacías en Japón

Uno de los casos más memorables de estudio de la gestión en la industria japonesa fue el caso de una empresa de cosmética que fabricaba jabones envasados en cajas. En algún momento por error del proceso productivo se coló una caja de jabón vacía que (Ley de Murphy mediante) acabó en las estanterías de una tienda y de ahí a las manos de un consumidor.

La compañía recibió la queja de un consumidor que compró esta caja de jabón … porque … estaba vacía. Inmediatamente los responsables de la fábrica aislaron el problema en la cadena de montaje que transportaba todas las cajas empaquetadas de jabón al departamento de reparto. Comprobaron que efectivamente era posible aunque muy improbable que una caja de jabón pasara vacía por la cadena de producción y que terminara en la distribución. Los directivos pidieron al departamento de ingeniería de procesos que encontraran una buena y rápida solución del problema.

Por supuesto el departamento de ingeniería se puso de inmediato a ello. Los ingenieros se lanzaron a su labor para idear y diseñar una máquina de visión artificial con monitores de alta resolución que permitían así vigilar y comprobar todas las cajas de jabón que pasaran por la línea para asegurarse de que no fuesen vacías. Con el desarrollo y el concepto propusieron fabricar un prototipo para ser probado en la cadena de producción. Sin duda, trabajaron duro y rápido.

Pero paralelamente al proceso de estudio, diseño y análisis de los ingenieros a un empleado de la empresa asignado a la cadena de producción sin preguntar ni consultarlo con nadie …. se le ocurrió coger un ventilador de los que se usaban para refrescar el ambiente … ponerlo debajo de la cadena … y se pudo comprobar que las cajas vacías … simplemente salían despedidas de la cadena mientras que las cajas llenas pasaban normalmente a la siguiente cadena para ser empaquetadas y distribuidas.

Por supuesto el departamento de ingeniería y los directivos de la empresa … pasaron la verguenza de su vida y recibieron una lección para el resto de sus días.  Por supuesto el error de los directivos fue no pararse a «preguntar» y escuchar ….

Y el error de los ingenieros (es lo normal … lo sé bien … yo lo soy .. ) es querer demostrar que pueden resolverlo de forma automática, sofisticada, brillante, limpia, técnica y tecnológicamente avanzada … y están deseando tener una oportunidad para poder demostrar que son capaces de hacerlo … independientemente del problema … y claro … se lian, se enredan ellos mismos en su propia red.

En Sapiens&Co no tenemos soluciones mágicas. Tampoco hacemos bolígrafos de ningún tipo. Solo tenemos nuestra experiencia, las ganas de enfrentarnos a nuevos retos y el compromiso de remangarnos, buscar la raíz de los problemas y generar soluciones alternativas, pero juntos, codo con codo.

Deja una respuesta