Cada día, tomamos cientos de decisiones y soluciones de problemas, por lo general basadas en nuestra intuición. Esto es a lo que le llamamos, decisiones instantáneas, sensaciones de la tripa,  corazonadas, sexto sentido, etc…
Muchas de estas decisiones son simples, sin importancia, y son las que se nos hacen hábito, las que escapan a nuestra elección consciente.
Sin embargo, otras son de mayor importancia, y aún así, debido a la urgencia nos dejamos guiar por nuestra intuición a la hora de decidir.
Entonces, comencemos por responder a la siguiente pregunta: ¿Qué es la intuición?
Hay desacuerdos en cuanto a lo que realmente es. Es difícil distinguir entre la iluminación y la intuición.
Particularmente, coincido con la teoría de que el pensamiento intuitivo nos permite utilizar inconscientemente cientos y miles de porciones de conocimiento que poseemos en la memoria. Nuestra mente funciona rápido, sin darse cuenta de una revisión detallada, de un proceso de razonamiento analítico. En cuestión de segundos podemos  dar una respuesta, que sin saber muy bien cómo ni por qué, nos acerca a la solución del tema en cuestión.
Es importante confiar en nuestra intuición, sin embargo, también tiene su riesgo. por ello, es fundamental tener conocimiento acerca de dónde provienen nuestras intuiciones, y cómo desarrollar esta habilidad.
Podemos desarrollar nuestra base intuitiva o la habilidad del cerebro. Esto es muy importante para todos y especialmente para aquellos que ocupan puestos directivos. Una buena base intuitiva depende muchas cosas, tales como:
• Curiosidad
• Una buena memoria
• Estabilidad emocional
• La libertad de prejuicios
• Amplios conocimientos de diversos temas
• Conservar muchos recuerdos, con adecuada interpretación
• Memoria de las experiencias de otras personas, también con correcta interpretación de ellos
• Capacidad para distinguir entre relevante e irrelevante
• Capacidad de razonamiento y de análisis
• La capacidad creativa
Y sobre todo, autoconfianza, la inseguridad, las dudas y la falta de confianza en uno mismo son grandes enemigas de la intuición.
Por eso, es muy importante que trabajemos en el autoconocimiento y la autoestima, pues si desarrollamos adecuadamente estas dos habilidades, mejoraremos nuestra capacidad de intuición.
Hagamos caso a nuestra intuición, proviene de lo más profundo de nuestro ser…
2 Replies to “Intuición y Toma de Decisiones ¿Son compatibles?”
  1. Considero que van de la mano, pero la intuición también tiene que estar ligada a la razón y evaluación de los pro y contras para dar una «decisión» satisfactoria. De lo que decidimos hoy, formamos nuestro mañana…

    Exitos.
    http://www.gruporyg.com

    • Estoy de acuerdo con lo que dices, justamente de eso se trata, de darle espacio en nuestra consciencia a aquellos impulsos intuitivos, es decir razonar y evaluar nuestras intuiciones sabiendo que provienen de nuestro saber inconsciente.
      Gracias por tu aporte!

Deja una respuesta