El éxito empresarial está condicionado por un montón de factores complejos pero después de estudiar mucho sobre estos temas, de asesorar a muchos clientes y de algunos fracasos y algunos éxitos empresariales, mi experiencia me dice que hay 3 cosas fundamentales que tienen que pasar para que el negocio vaya bien (vayamos de lo más romántico a lo más operativo):

1. Que tengas un sueño que alcanzar

Es lo primero. Sin retos no hay ilusión. Sin ilusión no hay compromiso. Y sin compromiso es imposible alcanzar el éxito. Tener una empresa no es, para nada, un camino de rosas. Tampoco consiste en tener una gran idea. La clave está en la perseverancia y la flexibilidad.

Si lo que haces en la empresa no te apasiona, no es un sueño para ti, difícilmente vas a resistir las miles de dificultades, problemas y retos que vas a tener que sortear para conseguir lo que quieres. Sin esa ilusión, es complicado que cuando las cosas no marchen (y pasa en un 99% de los casos) te queden ganas para reinventar tu negocio y lanzarte de nuevo. Sin un sueño que alcanzar, antes o después acabarás tirando la toalla.

2. Que seas bueno en algo

Es otra clave importante y te lo dice alguien que es enemigo de la hiperespecialización pero, seamos realistas, uno no puede saber de todo y la mejor manera de conseguir el éxito es ser bueno en una cosa y que a tú tengas claro en qué tienes que centrar tu preparación y experiencia y a la gente le quede claro qué sabes hacer. Es frecuente ver profesionales que dicen saber de todo, que después no saben demasiado de nada y que al final terminan labrándose una mala reputación y transmitiendo una idea difusa de lo que hacen.

Eso no significa que tu empresa no pueda hacer varias cosas pero tendrás que hacerlo con un equipo de especialistas. Nosotros, por ejemplo, somos un equipo en los que hay personas de perfiles muy diversos liderados por cuatro directores con especialidades completamente distintas, Miguel es un crack de las finanzas, Tavi es muy bueno en productividad, Mariana es coach y sabe gestionar el cambio en las empresas mejor que nadie y yo estoy especializado en marketing y ventas.

Tienes que parar, analizar tus capacidades y tomar la decisión, elige una sola cosa en la que seas lo mejor de lo mejor.

3. Que se te den bien las personas

Los dos puntos anteriores me llevan a este último, para mí el más importante. Lo que más claro hay que tener en los negocios es que se trabaja con personas y que solo, uno no es capaz de conseguir nada. Para alcanzar el éxito las relaciones personales y su correcta gestión son imprescindibles.

En el día a día, tenemos que crear un equipo de gente buena, mejor que uno mismo si es posible, a la que has de convencer para que se comprometa, para que se levante cada día para lograr tu sueño y para que te complemente en aquello en lo que tú no eres bueno. Tenemos que involucrar a colaboradores, proveedores y partners para que te hagan el camino más fácil, te suministren lo que necesitas o te complementen en aquellas especialidades donde ellos son los mejores. Y lo más importante, tenemos que convencer a clientes para que nos compren, de que podemos ayudarles a cumplir sus objetivos y alcanzar sus metas, que su mejor opción y lo que realmente necesitan.

Para que todos estos factores se cumplan, para que consigas comunicar correctamente, entusiasmar a la gente con tu sueño, tu negocio o tus productos, se hace necesaria una gran claridad de ideas sobre lo que eres, sobre cuál es tu propuesta de valor y sobre cómo vas a conseguir transmitir todo esto de manera sencilla, directa y convincente.

Descubriendo el ADN…

Te propongo un ejercicio que ayudará a que alcances el éxito. No puedo garantizarte que vas a triunfar pero sí asegurarte, por experiencia propia (tanto por las empresas que he montado como por las decenas de clientes con las que hemos trabajado en Sapiens&Co.), que respondiendo a estas preguntas conseguirás andar con paso firme, en línea recta y hacia el destino que deseas, dejando poco espacio a la improvisación y mejorando sustancialmente tu capacidad de convencer, generar confianza y conseguir el carisma empresarial que tu negocio necesita.

Seamos operativos, «less talk & more action» que decimos en Sapiens&Co., ¿qué hay que tener claro?

  • Misión: Lo habrás escuchado miles de veces pero para que nos entendamos, lo que tienes que ser capaz de contar a tus clientes, equipo y colaboradores es qué eres, que es tu empresa, qué necesidad satisface tu empresa, a quién cubres esa necesidad, cómo lo haces y para qué se gasta la gente el dinero en ti. En definitiva, ¿cuál es tu propuesta en lo que eres bueno?
  • Valor diferencial: Mucho se ha escrito sobre el valor añadido, las ventajas competitivas o la diferenciación. La esencia de todas, el motivo que hace a todo eso importante: hay competencia y tienes que destacar para que te elijan a ti. Yo suelo hablar de «valor diferencial». «Valor» porque aquello en lo que tienes que destacar tiene que «valer» a tus clientes para conseguir sus metas y tiene que ser «valioso» para ellos, esto es, que estén dispuestos a pagar por ello. Y «diferencial» porque tienes que evitar el «más de lo mismo», tienes que construir una propuesta que destaque, que sea irresistible, que se salga de lo que hace todo el mundo para conseguir que te compren a ti y no a otro porque el cliente perciba que eres la mejor opción. El punto de partida para construir valor: preguntar al cliente. ¿Por qué te compran? ¿Qué es lo que valoran de verdad? ¿Qué es lo que realmente van buscando? ¿Qué les atrae realmente?
  • Visión: De esto también encontrarás mucho escrito. Yo esto suelo traducirlo como «tu manera de ver las cosas y el horizonte al que miras», es decir, englobo lo que comúnmente se llama visión empresarial (¿cómo quieres que sea tu empresa en 10 años?) y valores o cultura corporativa. Has de poder transmitir esa ilusión, esa pasión y entusiasmo que tienes por tu sueño. ¿Cuál es ese sueño? ¿Cómo vas a llegar hasta allí? ¿Qué necesitas para ello? ¿Qué te mueve a lograr tus metas? ¿Cuál va a ser el motivo que tenga tu equipo para levantarse cada mañana y dar el 100%? ¿Qué historia hay detrás de la empresa? (esto sirve también para vender, se llama Marketing 3.0)

En Sapiens&Co., lo tenemos claro. Ayudamos a las PYMES a ganar más, funcionar mejor y trabajar felizmente. Lo hacemos optimizando sus estrategias, organización y procesos, trabajando las finanzas, el marketing y las ventas. Y hay 3 factores que marcan nuestra diferencia: Nos concentramos en los resultados, cobramos por resultados y ejecutamos los planes que diseñamos, no vivimos de hacer informes. Rompemos las reglas de la consultoría tradicional, apostamos por la cooperación para ser más flexibles y más baratos, somos el Rafa Nadal de la consultoría, jugamos duro pero nos divertimos como enanos. Y somos profesionales de confianza, aquí no hay nada industrial, trabajamos con personas, entendemos las dificultades que suponen los cambios y sabemos que nuestros clientes quieren que cuidemos los detalles como si su negocio fuera el nuestro.

Y tú… ¿tienes claro tu ADN?

Deja una respuesta