vacia

Me he resistido con el fin de año a hablar de los propósitos de año nuevo, pero tengo que reconocer que hago una revisión de cómo ha ido el año respecto a mis objetivos, y me reafirmo en mis metas finales y me pongo a la tarea de establecer los objetivos del 2013 para que mis metas sigan siendo el faro que ilumina mis pasos, día a día.

Así que vamos a por un objetivo 2013: Usar GTD para gestionar mi vida.

¿Por qué? Como mi meta principal es ser feliz, necesito alcanzar algunas metas asociadas, me exige disponer de más tiempo para mi familia y mantener el equilibrio personal. Me decía hace pocos días un empresario al que la crisis le ha pegado muy fuerte en el 2012, que tras revisar todo lo que ha hecho, todo su esfuerzo y ver que al final ha puesto su salud en juego se centrará en este nuevo año en estar contento consigo mismo, día a día. Es una manera que comparto de definir como ser feliz, pues estando contento con uno mismo, con tu manera de usar este día, que aunque no lo creas, es una regalo de 24 horas, que te ha sido dado y que tú puedes aprovechar para construir y generar tus proyectos. Y para estar contento conmigo mismo, necesito generar tiempo de calidad, que ese que cuando acaba el día y me voy a la cama me sumerge en un sueño reparador, porque he acabado cansado pero satisfecho con el transcurrir de ese día.

Así que estos son mis motivos para aprovecharme de las bondades del sistema GTD y decidir que voy a usarlo de forma comprometida, para que tú puedas revisar los tuyos y tomar tu decisión vamos a anunciar que te va aportar este sistema. GTD es un sistema de realización de flujos de tareas de forma efectiva, que se basa en unos principios que son condiciones necesarias para ser feliz y, en Sapiens&Co., sabemos trabajar felizmente.

Lo que vamos a conseguir es no tener estrés, no acercarnos a la ansiedad, que es la antesala del fracaso. Para no tener estrés, que es lo que nos prometen con el GTD, tenemos que dar unos pasos previos para estar en disposición de usarlo. Así que ya sabes vamos a por ello, decídete y de una vez por todas, inténtalo conmigo, no te lo puedo hacer más fácil.

¡Cambiamos a GTD en el 2013!

Con la sonrisa en la cara, porque ilusión y ganas no falta, como en todo lo que nos proponemos, pasamos a dar el primer paso: Vacía tu mente. Esta es la tarea para estos días, y para siempre, tenemos que vaciar totalmente nuestra mente.

La tenemos llena de recados, llamadas, citas importantes, fechas de entrega, seguimiento de propuestas, ferias, cumpleaños, viajes, compras y así hasta el infinito y más allá. Y lo malo de todo esto es que siempre se nos olvida alguna, pues son demasiadas cosas para llevarla adelante, por mucha agenda y trucos que usemos. Lo malo es que esto nos provoca estrés, pues siempre hay algunas tareas importantes, que llevan demasiado tiempo en tu cabeza. Que te martillean diciéndote todo el tiempo que ya deberías haberte puesto a ello, ya sea porque son tareas molestas para ti, porque no te gustan, porque no sabes cómo meterle mano. Lo que realmente ocurre es que ahí están, en tu cabeza, ocupando un gran espacio en primera fila. No dejándote ni una hora tranquilo. Así que vamos a vaciar el disco duro de nuestra cabeza (pero sin borrarlo, claro).

Te propongo que me acompañes en las siguientes tareas:

1. Vacía tu escritorio

Del ordenador, del portátil, de la oficina, de casa. Se acabo tenerlo todo escrito ciento de veces y guardado en miles de sitios de forma repetida. Vacíalo todoEl escritorio, ya sea físico o virtual, se vacía. Lo ponemos todo en un archivo provisional, una caja vale, una bandeja si son pocos papeles (aunque dudo que sean pocos). En el ordenador, en una carpeta que contenga todo. Y, oye, no te olvides del flamante smartphone, este se vacía también.

Desde ahora, solo se trabaja en mesas limpias, sin miles de informes, libros, notas, teléfonos, portátiles y que se yo que más. No hay que tener nada más que lo estrictamente necesario para realizar la próxima tarea, y una cada vez. No existe la Multitarea. Si quieres pruebas científicas, en National Geographic encontraras videos con estudios de hacer varias cosas a la vez, todo tiende al caos y al descontrol. Te vas a reír un rato con ello. Olvídate de que tú eres único y tienes poderes extraordinarios. Nosotros vamos en dirección contraria al caos y el descontrol, vamos hacia trabajar felizmente.

Para terminar de vaciarlo todo, debemos tener controlada nuestras tareas, recados, llamadas, proyectos..etc. No podemos perder unos días y empezar de cero, hay compromisos adquiridos y tareas en marcha. Así que, de la cabeza a la lista.

2. Haz tu Lista Inicial

Todo lo que tengas pendiente lo sacas de la cabeza, lo pones en la lista y lo olvidas de inmediato.

Esta lista la completas hoy y la actualizas todas las mañanas. Tachas lo hecho y subrayas lo imprescindible para este día. Con esto tenemos el control inicial.

Yo uso un pequeño cuaderno de notas que siempre llevo encima, me encanta escribir. Tú puedes usar este o cualquier otro, si eres demasiado tecnológico para sacar papel, tienes muchos instrumentos en tu móvil y ordenador. Quizás Wunderlist o similar para empezar sobra. Pero, hazte un favor, no te centres en la tecnología sino en el conocimiento.

Hemos vaciado nuestra mente y nuestro escritorio. No está nada mal para empezar. Ahora hasta la semana que viene vamos a usar la lista y no haremos nada más que una cosa a la vez. No pensamos en miles de cosas por hacer sino que nos centraremos y pondremos nuestro talento en una solo tarea. Eso es trabajar felizmente.

La semana que viene, seguimos avanzando. ¡No te lo pierdas! Y no dejes de compartir tus trucos.

One Reply to “El reto GTD (I): Vacía tu cabeza para ser Feliz”
Deja una respuesta