cash

Vamos a ser directos y claros, el dinero es el oxígeno de tu empresa

Pero aquí está el motivo de esta reflexión, no cualquier tipo de dinero, sino uno muy concreto y sin condiciones de terceros: Cash. Metálico decimos por aquí o efectivo si lo prefieres.

Cuando empezaba en esto de la gestión de tesorería, una década antes de la actual crisis, la gestión de tesorería decía, se basaba en la mayoría de las pymes en la coordinación de un conglomerado de instrumentos financieros con el fin de disponer de saldos suficientes frente a las obligaciones o pagos comprometidos.

Todo esto convenientemente distorsionado por el gran paradigma de la época anterior: “el dinero gratis”, las entidades de crédito daban de forma inmediata, con garantías razonables y por un interés pequeño dinero a «tutti il mondo». Así se oía decir que, lo difícil era tener una buena idea de negocio porque la financiación no lo era. Este escenario de crédito expansivo, año tras años, produjo la enfermedad que conocemos, la deuda, como máximo riesgo de quiebra de la empresa.

Pues el cuento entonces, iba de que tener tesorería era un pecado, un activo ocioso, que indicaba que el financiero era tonto, vago o ambas cosas a la vez, pues el tener el dinero en máxima disponibilidad, liquidez se dice por los corrillos, implica unos ingresos financieros casi inexistentes. Con todo ello bien mezclado teníamos una gestión de tesorería que, una vez analizada en detalle era, por seguir siendo claros, de forma neta dinero de los bancos.

Cuando se te ocurría que esta situación era arriesgada y que exponías negocios rentables y de décadas a socios financieros que a las malas se convertirían en socios demasiado importantes, recibías el siguiente discurso: el dinero es la gasolina que hace mover el motor de la empresa, da igual que tengamos el mejor motor del mundo, es decir un buen negocio, necesitamos la gasolina para no parar, y además con lo barato que es, ¿qué es lo que te preocupa?

Pues lo mismo que ahora, me preocupa, que un pasivo importante no es negocio, salvo para las entidades de crédito, y que los rendimientos de las inversiones acometidas con estos, no suelen ser en la realidad tan importantes como en los escenarios de cuando se firmaron los créditos.

Para terminar con el mundo anterior, quiero recordar un instrumento llamado a desaparecer, la póliza de crédito, que usada de forma muy concreta, limitada y temporal podía ser estupenda pero que se convirtió en la droga que alimentaba las empresas, gracias al escenario de crédito expansivo brutal que existía. Las pólizas de créditos eran enormemente rentables…para los bancos y por eso de su proliferación. Cuando la empresa empezó a bajar drásticamente en ventas, debido a la nueva situación del mercado, allá por el 2007, las pólizas empezaron a subir costes como la espuma, y recordemos que su renovación anual es muy gravosa, todos los años. Este escenario se empezó a convertir inestable pero lo que no se quería ver es que estábamos dando aspirinas a pacientes con cáncer. La aspirina, es decir el dinero de la póliza, te hacía sentir rápidamente mejor, pero tu enfermedad avanzaba y el diagnóstico seguía errado.

Ahora esto es lo que trabajamos desde Sapiens&Co.:

  • La gestión de tesorería se basa en ingresos netos totalmente disponibles 24×7, estamos ante el cash, mientras más tengamos disponible en caja más fuerte seremos, las grandes empresas usan el ratio de dinero en caja para comprar otras empresas, desde hace tiempo.
  • Antes de hablarte de hacer tu Plan de Emergencia, te voy a decir en que gira toda la política financiera de tu empresa y que debes memorizar, olvida los escenarios anteriores y todos los directores de bancos que conoces.

Cash is King

El dinero en caja es lo que vale tu negocio, con esta traducción libre quiero decirte que la deuda es una debilidad, que suele traer otras, como inversiones en activos desfasados, apalancamientos negativos, y fomenta el despilfarro en gastos generales, pues como hay dinero para que preocuparnos. Pues, visto lo visto, yo me preocuparía. Grandes empresas con grandes instalaciones y que han acabado en las arenas movedizas del concurso de acreedores, donde el que entra no sale. Sobre todo el empresario, su dinero y sus ilusiones.

Lo que quiero que sepas es que el dinero no es la gasolina del motor de la empresa, cuando escasea no hay que ir a repostar a otra gasolinera, por seguir con el símil. El dinero es el oxígeno, sin él no existe tu empresa, si se acaba aunque sea una semana, no existe tu empresa, si llega tarde, no existe tu empresa. Como el oxígeno para nosotros, es necesario y vital, pero solo lo apreciamos cuando nos falta. Aprende tú la lección desde hoy y aprécialo, en ello va tú negocio.

Cuando surge una oportunidad única, tienes tu dinero para de verdad trabajar para ti, y no me haras la pregunta de siempre… Si la empresa gana dinero, ¿dónde está? ¿por qué siempre vamos con la lengua fuera? Entonces tengo que decirte que tu estructura de existencias, de gastos financieros, de personal, hace que pagues antes que cobras y que tu dinero está en hipotecas, en existencias o vete a saber, pero no está ni en tu familia, que es para quién te edjas la piel todos los días, y peor aún, tampoco está en tu empresa, porque ese dinero no está disponible ahora, y además no haces nada para que pueda estar disponible en un futuro.

Si necesitas hablar de ello, ver la posibilidad de aplicar un Plan de Emergencia a tu empresa, donde la política financiera minimizar pasivo y su coste. Donde la rentabilidad de tu negocio no se base en negocios financieros de otros y donde obtener ingresos netos, o cajas crecientes, sea la máxima de tu empresa, puedes contar con nosotros.

Deja una respuesta