poker

Últimamente, pese a que leo poco las noticias, me sorprende la cantidad de artículos, post y comentarios que aparecen delante mía sobre el negocio de los juegos online, tanto para los que los crean como para los que los juegan, por ejemplo, al poker online.

Sin duda alguna se ha puesto de moda y está claro porque cada vez hay más programas en la TV, más torneos, más jugadores, etc. Ayer tuve una apasionante conversación sobre cuánto puede llegar a ganar una persona que juega «profesionalmente» a esto del poker online y demás y he de confesar que las cifras me sorprendieron sobremanera. ¿Cómo es posible que un tipo sea capaz de ganar casi 4 millones de dólares en un año de juego? ¿Cómo es posible que en una mano ganes $265000? Es una pasada pero… Más aún, ¿cómo es posible perder 4 millones de dólares en un año jugando? Pues aunque no te lo creas, esas son las preguntas que yo me hacía tras mi investigación.

El dinero llama al dinero, o no.

Está claro que hablando con algunos jugadores amateur que conozco, de los asiduos y que se sacan unos pocos miles de euros al año jugando a poker u otros jueguecitos (es mi mejor fuente, por desgracia no tengo amigos que ganen 4 millones al año al poker), todos coinciden en lo mismo. La clave para ganar pasta gansa es meter pasta gansa. Es decir, que esto funciona como la bolsa a corto, o como cualquier otra inversión de alto riesgo en plazos fugaces. La regla de negocio es fácil, a menos plazo y más riesgo, más beneficio potencial o más catástrofe. Con lo que, cuanta más pasta pongas, más pasta puedes ganar. O no. Y eso pasa, ya ves que es tan fácil ganar 4 millones como perderlos.

Conclusión, si se te pone por delante un pelotazo potencial, del tipo que sea, si tienes bastante dinero y te da igual perderlo, cógelo y ¡suerte! Cuando digo bastante dinero hablo de orden de magnitud millones o, como mínimo, cientos de miles de euros. Y cuando digo que te de igual es exactamente eso, que no tengas claro ni cuánta pasta tienes, que no hayas tocado ese dinero para nada, que ni te despeines, ni te de pena ni te importe perder. Vamos, que lo mismo ganas que pierdes que te lo gastas en una juega. Y sí, por suerte o por desgracia (depende de en qué lado te toque), hay gente así.

Saber salir a tiempo

Esta es otra de las reglas de oro del negocio. Los jugadores inteligentes, igual que los empresarios inteligentes, saben cuándo parar, cuándo salir del negocio, cuándo cerrar un establecimiento que no da resultados o cuándo vender un negocio que está en la cresta de la ola para monetizar el máximo. Para esto hace falta, además de mucha visión, muchísima sangre fría y poder de negociación. Es decir, saber poner la típica cara de poker, tirarte faroles y parecer inmutable ante los acontecimientos y circunstancias que te rodean para que esa frialdad termine llevándote justo donde quieres.

Conclusión, si no tienes esa visión, si no ves más rápido que los demás las oportunidades, no ves claramente a quién endosarle tu negocio o sacarle la rentabilidad y si no sabes jugar con sangre fría y negociar sin que las emociones, tensión, estrés, ansias y ganas te afecten lo más mínimo, mejor no juegues a esto ni hagas negocios de este tipo. Hay que saber salir a tiempo, parar, no nublarse por las potencialidades y dejar lo más mínimo a la suerte porque, con sinceridad, no existe demasiado si lo demás no te acompaña.

Saber guardar Cash para gastar

Ésta es mi preferida. Los mejores jugadores, al igual que los mejores empresarios y los que más ganan son los que luchan contra la adversidad, son los que tienen cuando nadie tiene, son los que compran cuando todos quieren vender. Pasa lo mismo en el juego que en los negocios. Tener suficiente cash guardado te permite aprovechar estas oportunidades. Te permite meter dinero en negocios a mucho menos dinero de lo que cuestan en tiempos de bonanza. Esto es algo que desde Sapiens&Co. estamos viendo a diario. Tenemos clientes que nunca hicieron nada con nosotros cuando les iba genial y que, ahora es cuando están invirtiendo todo su dinero en crecer. Tenemos un cliente y amigo que es el vivo ejemplo de saber jugar. Él dice que «El crecimiento del negocio tiene que ser orgánico en la bonanza para guardar. Pero que, en vacas flacas, hay que ir rápido, ganar a tu competencia, o comprarla y quedarte con las gangas del mercado como un salvador que quita sogas del cuello a la gente. Duermes mejor y ganas más dinero». Todo un ejemplo de responsabilidad social también porque, aunque aprovecha la situación, es más justo y más bueno que un trozo de pan. Y todo su secreto es ese, guardar para invertir cuando nadie tiene, que nunca falte el cash. Ayer, en mi investigación, me parecía todo un Warren Buffet a la española.

Esto seguirá creciendo

Tanto si hablamos de negocios como si hablamos del negocio de los juegos, lo que está claro es que esto seguirá creciendo. Mi curiosidad me ha llevado a averiguar que en España, en 2012, moverá 1600 millones de euros gracias a los 15000 jugones que hay en el país. Nada mal para estar en crisis… Nunca dejará de sorprenderme lo que hace el aburrimiento y la pasta que mueve. Por aportar más datos, si hablamos de social games, el mercado se va a multiplicar por 5 entre 2010 y 2015. Hablamos de 5000 millones de dólares. No estamos hablando de ninguna tontería. Y lo más divertido de todo es que hay más sectores, más «juegos», más negocios que están creciendo rápido, que suponen una gran oportunidad en el mercado y con los que puedes pegar un pelotazo. O no, ya sabes.

Y tú, ¿eres más de pelotazos o de trabajo de hormiguita?

Deja una respuesta