Estos días, más que nunca, en Sapiens&Co. hemos tenido la oportunidad de comprobar que, sin lugar a dudas, los negocios son las personas que hay detrás de ellos.

Es llamativo pararse a pensar, ahora que estamos en periodo de vacaciones para muchos, cómo el estado de ánimo influye poderosamente en nuestras decisiones de compra y, también, en nuestra capacidad comercial. Vivimos en una etapa difícil para los que nos dedicamos a ventas y cada vez que empezamos un proyecto que tiene que ver cómo conseguir hacer que el negocio gane más, siempre encuentras en los departamentos comerciales cierta sensación de desgana, desilusión e incluso de desolación, a veces.

Ha llegado la hora de dejar de despachar y de empezar a vender, ya no vale ser el mejor, el más barato o el más pesado, vender se ha vuelto una tarea más sofisticada si cabe, más necesitada de profesionales serios pero, sobre todo, más cargada de energía positiva.

¡El buen rollo vende! cuento yo a esos empresarios y comerciales que te miran con cara de pena esperando que les des una solución mágica a un descenso de las ventas, un problema de infidelidad comercial o un mix de productos mal diseñado. Y el consejo, por encima de todo el trabajo que se pueda hacer, siempre es el mismo: toca vender productos que convenzan solos (por buenos) con un mensaje (o un comercial) que levante de la silla al cliente, que le anime a superarse y le trate con alegría.

Y, lo más importante de todo… Si quieres resultados distintos y lo que haces no funciona, ¡tienes todo por ganar y nada que perder! ¿A quién no le gusta sentirse bien? ¿Quién no disfruta con un trato especialmente agradable hoy? ¿Por qué vender tiene que ser aburrido, serio y tradicional?

One Reply to “¡El buen rollo vende!”
Deja una respuesta