Albert Einstein dijo aquello de «Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados«. En tu empresa, no importa cuanto tiempo lleves haciéndolo. Si algo ya no genera beneficios, no muestra un crecimiento en ventas, y lo has probado todo, ¡deja de hacerlo!

Muchas empresas son una mezcla de actividades en punto de equilibrio, centros de pérdidas, y una o más fuentes de beneficio. Veamos un ejemplo. Un empresario dispone de tres estaciones de servicio. Una de ellas está situada en una zona de mucho tráfico y genera un sólido beneficio con la venta de carburante. Otra, obtiene también un sólido beneficio con la tienda de conveniencia donde venden bebidas, comida, … La tercera solía generar beneficios con ambas actividades, pero ahora apenas alcanza el punto de equilibrio. ¿Que debería hacer este empresario? poner a la venta la tercera estación de servicio y concentrar sus esfuerzos entre las otras dos que si generan beneficios.

Es complicado vender o cerrar líneas de negocio que no generan dinero, especial en el caso de empresas pequeñas, en las que todas las líneas tienden a estar interrelacionadas. Sin embargo, tomando esta difícil decisión a principios de ejercicio, consigues que sea más facil avanzar en innovaciones orientadas al crecimiento antes de que otro año pase sin haber tomado medidas correctoras.

Antes de tomar este tipo de decisiones, si aún no lo has hecho, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros.

Deja una respuesta