Creatividad

Hoy quiero hablar sobre creatividad y su amplísima utilidad en el ámbito de la organización.

Cuando pensamos en creatividad, sin querer, se nos vienen a la cabeza cosas relacionadas con la extravagancia. Sin embargo, la creatividad es mucho más, abarca mucho más y tiene un desarrollo mucho más amplio.

¿Qué es realmente la creatividad?

La definición real nos dice que es la facultad de crear o la capacidad de creación.

Una definición formal tan vaga provoca que hayan proliferado las definiciones sobre la creatividad.

Así, Amabile en 1983 la define como «la conducta resultante de una constelación particular de características personales, habilidades cognitivas e influencias ambientales».

O Barron en 1988 dice que es «la habilidad para responder de forma adaptativa a la necesidad de nuevos enfoques y productos».

Gardner, en 1998 unifica conceptos y nos propone que la persona creativa es «la persona que resuelve problemas con regularidad, elabora productos o define cuestiones nuevas en un campo, de un modo que al principio es considerado nuevo, pero que al final llega a ser aceptado en un contexto cultural complejo”.

Y Bessant & Tidden 2007, nos indican que «la creatividad es la elaboración y comunicación de nuevas y significativas conexiones que nos ayuden a pensar en muchas posibilidades, aportando diversas formas de experiencia y con diferentes puntos de vista, que nos ayuden a pensar en nuevas e inusuales posibilidades y para guiarnos en la generación y selección de alternativas”.

Relacionando cuestiones que aporta la neurociencia en torno a este tema, para mí, «la creatividad es la capacidad que tiene cada individuo para resolver problemas, llegar a conclusiones nuevas e innovar sobre ideas ya existentes».

¿Quiénes somos creativos?

Si ser creativo significa ver la realidad de manera diferente, todos podemos ser creativos si dedicamos tiempo a crear.

Un científico se encargará de poner el foco de la creatividad en la búsqueda de soluciones, respuestas y términos lógicos precisos. Un psicólogo se centrará en el pensamiento divergente como una actividad amparada en la imaginación, que consiste en realizar una acción nueva o un mismo plan pero de manera diferente. Un sociólogo centrará la importancia de la creatividad en la imaginación constructiva que surge a partir de la intervención de tres variables: el campo (los grupos sociales), el dominio (el área o la disciplina) y el individuo, lo que quiere decir que un individuo concreto puede realizar cambios en el marco de un dominio que afectan a todo un grupo social.

En el ámbito artístico es frecuente que se mida la creatividad del autor de una obra en cuestión comparándolo así con otros contemporáneos. Y se utilizan indicadores concretos para medir el grado de facilidad de creación y de innovación que tiene un artista en cuestión, tales como la fluidez, la originalidad, la sensibilidad, la abstracción, la síntesis o la flexibilidad. Estos indicadores aportan tangibilidad al concepto abstracto de la creatividad.

Lo realmente interesante es que, a escala más general, puede afirmarse que un sujeto creativo goza de confianza en sí mismo, fineza de percepción, capacidad intuitiva, imaginación, entusiasmo y curiosidad intelectual. Es decir, todo individuo puede ser creativo, siempre y cuando desarrolle una serie de habilidades que le permitirán, no sólo ser creativo, sino ser una persona, en definitiva, más feliz.

¿Cómo se fomenta la creatividad?

La creatividad se fomenta creando. Es decir, si nos permitimos y permitimos a nuestro entorno la posibilidad de considerar cualquier idea sin matarla, estaremos fomentando la creatividad.

Promover la diversidad personal de cada uno fomenta la creatividad en las aulas, en los grupos y en los equipos de trabajo.

Tener tiempo para pensar es imprescindible para fomentar la creatividad. Y pensar de forma creativa, mirando la idea desde diferentes perspectivas, potencia el desarrollo de la creatvidad.

A nivel personal, la creatividad reside en el lado derecho de nuestro cerebro. Por tanto, todo aquello que estimule este hemisferio cerebral hará que desarrollemos nuestra creatividad. Actividades como cantar, pintar, interpretar, meditar o salir a hacer ejercicio provocarán una activación de este hemisferio y nos permitirán ser más creativos.

¿Cuándo se utiliza la creatividad?

La creatividad se utiliza para llegar a la solución de un problema, en la realización de brainstormings, como paso previo al desarrollo de un producto o servicio, para generar una nueva política de incentivos,

El desarrollo de mapas mentales, por ejemplo, aporta muchas posibilidades para mostrar caminos diferentes en la puesta en marcha de planes y proyectos.

La creatividad se utiliza para la innovación, que es uno de los principales valores de las organizaciones actuales. La creatividad se utiliza para desarrollar el talento organizacional que permitirá mejorar la competitividad. La creatividad, además, desarrolla el sentido común para encontrar la solución más práctica en cada reto.

La creatividad es una habilidad esencial para hacernos la vida (personal y profesional) más fácil y, sobre todo, más divertida.

¿Qué resultados se obtienen al aplicar la creatividad? ¿Para qué existe la creatividad?

Chupa Chups partió de la idea creativa de evitar que los niños se mancharan y hoy es el caramelo español más internacional.

Post-it surgió buscando un adhesivo potente que no funcionó y posteriormente, esta idea se utilizó.

Los resultados que se obtienen son excelentes porque provienen del desarrollo de la flexibilidad mental y la disposición para el cambio. Este aspecto es especialmente interesante, sobre todo en una sociedad que está sumida en un permanente cambio. En este sentido, aquellas organizaciones que tengan desarrollada la capacidad de la creatividad organizacional, atravesarán con mejor disposición las tormentas.

Potenciando la creatividad se obtiene fluidez para ser productivo y elaborar una mayor cantidad de propuestas, respuestas o alternativas. Y se obtiene perseverancia para introducirse hasta el fondo del problema y no abandonarlo hasta encontrar una o varias soluciones. También potencia la curiosidad para buscar información o sensaciones y mostrar alto interés por el mundo que nos rodea.

La creatividad también potencia la iniciativa para ser capaces de anticiparse a los demás, algo muy importante en los mercados actuales.

La creatividad, en definitiva, queda a disposición de la organización cuando al colaborador se le permite expresarla, convirtiéndose en el foco de innovación pás poderoso de todos. La generación de ideas dentro de la organización es lo que todo director general desea. Supone mayor competitividad, un aumento de eficacia y una fuente de rentabilidad. Y además, de esta manera, se consigue que el cliente interno, los colaboradores, sean co-creadores de las mejoras de la organización.

Te toca analizar tu organización y considerar si estás perdiendo oportunidades por no escuchar a tu gente… ¿Cómo de creativa quieres que sea tu empresa?

6 Replies to “Creatividad: qué, cómo y para qué”
Deja una respuesta