Cuando trabajo en empresas, grandes o pequeñas, me interesa especialmente observar cómo interactúan, y procuro siempre detectar si se potencian o se bloquean los talentos.

Para conseguir que un Equipo funcione con eficacia y efectividad, una de las cuestiones fundamentales es que se  respete a las personas: Que su líder sea capaz de permitir a los demás miembros del equipo que expresen sus ideas personales sobre determinado problema, las causas del problema y su solución.

Lamentablemente, mi experiencia me dice que a las empresas de nuestro país y sobre todo a los empresarios que las lideran les queda mucho camino por recorrer en este sentido.

Hoy os voy a dejar una lista de acciones concretas que bloquean el talento de los integrantes de un equipo. Si te identificas con algunas de ellas, no lo dudes, inicia un proceso de cambio, pues estás limitando a tu equipo.

Según un completo trabajo publicado por la Cátedra de Calidad De la UPV/EHU sobre las competencias claves que debe tener un equipo de trabajo para alcanzar la excelencia, existen muchas formas para bloquear las aportaciones de las personas en el equipo. He aquí algunas de ellas:

•Oponemos un silencio mortal a toda propuesta que haga una persona determinada del equipo.
•Cuando alguien hace una propuesta que no nos gusta, cambiamos de tema.
•Tratamos con desdén las ideas de los demás, diciendo, por ejemplo: “No hablará en serio, ¿verdad?” o “es absolutamente irrealizable”.
•Ponemos en ridículo las ideas que surgen , o empleamos un humor cáustico o cínico que desarma al más audaz o le obliga a contestar con violencia.
•Si se trata de una idea verdaderamente nueva, insistimos en que jamás ha sido puesta a prueba, y que si fuera válida ya se habría descubierto antes.
•Hacemos observar que la idea presentada no concuerda con la política de la institución, los objetivos del equipo, etc.
•Hablamos del coste de la idea, con lo que los resultados previstos aparecerán como inalcanzables.
•Tomamos aire de expertos y pretendemos que la nueva propuesta no es ninguna novedad. “Eso ya lo han ensayado otros con anterioridad”. Dicha táctica es eficaz sobre todo cuando la idea procede de una persona nueva o débil; le hace pensar que todavía no está al día.
•Tratamos de encontrar razones para defender que la idea no puede funcionar, evitando sistemáticamente las razones por las cuales “podría funcionar”.
•Hacemos contra propuestas sistemáticas que bloquean la idea original. Estrangulada por la nueva opción, al equipo le resultará difícil aceptar la idea original.
•Modificamos la propuesta a través de enmiendas, hasta el punto de que la desfiguran totalmente. El método es elegante. Concede al autor una falsa impresión de seguridad, ya que parece ayudar a que la idea tome cuerpo, efectuando algunos retoques aquí y allá. Cuando el autor se da cuenta de la maniobra, su idea ya ha naufragado.
•Sembramos la duda sobre la paternidad de laidea, o asociamos esta idea -aunque sea de forma remota-, a la “oveja negra” del equipo o al miembro más influyente del mismo.
•Dirigimos un ataque personal contra el padre de la idea, hostigándole sobre puntos totalmente insignificantes. Mientras se rehace, olvidará la idea en cuestión, y el equipo se habrá ido por la tangente.
•Intentamos sistemáticamente dejar para más tarde la decisión. De aplazamiento en aplazamiento, la idea se volverá mustia, y en parte gastada.
¿Os suena algo de todo esto? Lamentablemente imagino que si….
La buena noticia es que tiene fácil solución, sólo es cuestión de reconocerlo, de tomar consciencia, formarse e iniciar el cambio hacia un liderazgo de excelencia y consolidar un equipo con potencia.
2 Replies to “Cómo sabotear el trabajo en equipo”
  1. Como dice el autor del libro «6 sombreros para pensar», eso se debe a que lo más fácil es ponerse el «sombrero negro», identificar las dificultades, los riesgos, es decir, realzar lo negativo de una iniciativa (probablemente porque muchas veces nos pueda el miedo).

    Y, sin embargo, se nos olvida ponernos en algún momento el resto de «sombreros», pensar en lo bueno que pueda aportar, en otras iniciativas que puedan surgir de la propuesta, etc.

    Todos tenemos que aprender un poco más a mirar desde otras perspectivas…

  2. Muy cierto Carlos, mirar desde otras perspectivas, nos facilita la labor de liderazgo y consolidación de equipos, de la misma manera que lo hace mantener presente algo tan básico como es el respeto hacia las opiniones de los demás.
    Gracias por tu aporte.
    Un saludo

Deja una respuesta