reu

Para centrarnos en nuestro negocio que, como ya sabemos, son clientes y ventas, necesitamos tiempo…

¿Tu tiempo está dedicado a ganar para tu empresa?

El tiempo que dedico a dar un servicio personalizado, a detectar las inquietudes de mis clientes, a ver que puedo mejorar, donde estoy diferenciado de los demás… Y tantas otras tareas, son el corazón de mi negocio.

Ese tiempo escasea y hay días que puede que no le hayas dedicado ni un minuto, aunque sea la razón de ser de tu trabajo. Pero es la verdad. A pesar de que sabes delegar en un equipo, que hace de todo un poco, que estáis alineados con tus objetivos y que haces un uso eficiente de las tecnologías para que te aporten soluciones, no llegas.

Llego la fecha maldita. Impuestos, contabilidad…

Llega el día 30 de enero, y en tu agenda aparece la terrorífica frase «último día declaración de iva año anterior» y todo se vuelve negro. Se vuelve negras tus ganas, tu motivación del día, tu visita a un posible cliente, tu salida a correr… Todo lo que te iba a dar energía positiva, que te decía que estabas en un gran día.

Lo dejas todo, sin más, y vamos a disfrutar de un estupendo día con tu contable, eso sí lo tienes, con tu gestoría en la mayoría de los casos y con tus papeles. Así pasan horas interminables, con terminologías fiscales, que sí el 303, que sí el 190… Y a perder el tiempo, que desgraciadamente no lo regalan.

Y digo yo, si eres un buen gestor de tu negocio, si eres muy bueno en lo que sabes hacer… Qué puñetas haces metido a gestor laboral, fiscal, contable y otras hierbas. Las obligaciones burocráticas a las que se someten a los profesionales y empresas son inaceptables, o peor son un trampa mortal, porque si quieres te haces experto en tener una administración impoluta de tus obligaciones legales, optimizando el pago de impuesto, el contrato laboral adecuado a cada proyecto, los contratos mercantiles con una redacción y adecuación exquisita, un conocimiento de cada subcuenta contable y de sus características en tu caso exhaustivo… Cuando hayas completado esta lista, ya no tienes negocio.

Ese no es tu negocio, repito ese no es tu negocio

Perder el tiempo con burocracia obligatoria no te da clientes, no te da ventas, no te gestiona productos, no atrae el talento, no expande la creatividad. Solo consume tu tiempo y te hace más viejo.

Si todos estamos de acuerdo en que, los tiempos han cambiado, ahora la demanda no viene sola, la competencia no es local y no existe colchón para aguantar un tiempo hasta que las ventas suban, pues el trío de ases llegó hace un tiempo y piensa quedarse, a saber: recesión + morosidad + escasez de crédito. El último es mentira, debí poner: «no crédito».

Esto no es malo, es lo que hay, así que menos lamentos y a seguir trabajando con ilusión.

Con este escenario, las distracciones no son posibles, o nos centramos o nos sacan del partido.

Para hacer todas las cosas que debemos hacer, que nadie hace como nosotros, y que las otras se hagan de forma profesional, aportando valor a mi negocio y no horas perdidas, papeles y dinero a la basura tenemos que cambiar de escenario de administración, tenemos que llegar a la Gestión Rentable.

La Gestión Rentable nos da más por menos

EnSapiens&Co. tenemos una línea de negocio dedicada a la gestión profesional, a resolver todas esas historias (que no ha hacer papeles), la llamamos Sapiens&Interim y el único objetivo es ese, es dar más por menos, es ocuparnos de los números para que tú te ocupes de tu negocio, de vender y de hacer lo que mejor sabes hacer.

La pregunta que todos nos hacen es… ¿Eso es posible o me estás vendiendo humo? Te estoy hablando de una administración ágil, de calidad, que te de información de cómo van las cosas por tu casa, cifras de ventas, compras, gastos, personal. Que te convierta los números que tanto odias en información de valor, que entiendas y te ayude, con el consejo de los que saben, a tomar decisiones. Hablamos de dejar de tener una idea en la cabeza y empezar a saber. Para eso estas todo el día al pie del cañón.

Lamentablemente, esto de la contabilidad siempre se hace de cara a cumplir con los impuestos, las cuentas del Registro Mercantil y todo eso, pero a ti siempre te hace perder el tiempo y no te aporta nada, solo es un requisito más de las miles de pamplinas que hay que hacer y pagar para ser empresario en este país.

Nuestra respuesta es… ¿Por qué no llevarlo bien, fácil y al día? Esta información te debe servir a ti, no a Hacienda ni a los demás. Si la gestión rentable consiste en un asesoramiento tributario de calidad, que te deje tranquilo, que sepas que se hacen las cosas bien, sin recargos, sin papeles sin presentar, sin impuestos pagados de más para no «que no nos inspeccionen», así pasando por el laboral, personal, gestión integral de crédito a clientes, negociaciones bancarias, y las que te dibujan como panaceas actuales, las reestructuraciones de deudas. ¿Tan difícil es?

Pues no. Por eso nos lo hemos propuesto y lo estamos haciendo con varios clientes ya. Estamos haciendo gestión de negocios, no solo la obligada sino también la obligatoria (o que debería ser obligatoria también si quieres que tu negocio vaya bien. La que da información y que si se hace mal es mortal para tu negocio. Esa que consiste en todas esas tareas que no controlas, que no te gustan y que te pueden quemar o incendiar tu negocio (quedarte sin liquidez y garantizarte los cobros sobre todo).

Y lo estamos consiguiendo de una forma muy sencilla. Tenemos personas con experiencia, que se integran en tu equipo, en tu oficina, para que las cosas se hagan como debe, formando los procedimientos con simplicidad, dimensionando tu administración o servicios centrales a las necesidades de tu negocio en cada momento, los tiempos de esperar ya han pasado. Tenemos muy claro que el objetivo es ser tu fiel directivo, financiero, fiscalista y gerente profesional, con una visión clara de garantizar la estabilidad de la empresa y hacerte ganar dinero mediante la reducción de riesgos legales, operativos y financieros. Y tenemos muy claro que la única fórmula es hacértelo sencillo, útil y rentable. Sin que tengas que contratar a un equipo de directivos con contratos blindados, con tecnicismos que nada te aportan y con unas nóminas galácticas. Y esto es lo que hacemos, nos dedicamos a tus números, a tu rentabilidad para que tú te encargues de tus clientes, de tus ventas.

Y tú, ¿tienes gestión rentable o te conformas con un hacedor de papeles para cumplir y punto?

Deja una respuesta