No tenemos recetas milagrosas. Sólo una manera de hacer las cosas que nos funcionan.

-Carlos Vives -Innovation Maker

No tenemos recetas milagrosas. Sólo una manera de hacer las cosas que nos funcionan.

-Carlos Vives -Innovation Maker

1/

– Be on the same page

chocolate

Tener unas reglas del juego claras, un marco de actuación y un contrato social es el punto de partida para un proyecto exitoso. Es la única manera de minimizar tus resistencias, la lógica tendencia a querer controlarlo todo y de que nosotros tengamos el espacio necesario para hacer lo que hay que hacer sin que te sientas defraudado. Este contrato social expresa que ambos valoramos lo que nos vamos a aportar y que queremos trabajar juntos. Explica en qué vamos a poner el foco, cuáles son los objetivos del proyecto o cuál es el timing y los hitos del proyecto. También qué tipo de información necesitamos, qué tipo de liderazgo y estilo de gestión vamos a aplicar o cómo vamos a coordinarnos y entregar nuestras conclusiones. Y, finalmente, qué soporte e involucración necesitamos por tu parte, aspectos relacionados con la confidencialidad y exclusividad o cómo nos vas a dar feedback.

2/

– Look in the fridge

El diagnóstico. ¿Qué ingredientes tenemos en la nevera? Para ello decidiremos juntos si vamos a implicar a toda la compañía o solo a algunas personas. Cómo obtener el compromiso y la motivación necesaria de todos ellos con el proceso de cambio. Decidir si nos vamos a centrar en lo que podría funcionar mejor, para corregirlo; o en lo que está funcionando bien, para potenciarlo. Y, entonces, descubrir qué pasa realmente. Hablaremos con los implicados. Compartiremos criterios. Podríamos necesitar hacer encuestas. Analizaremos los números. Y, por supuesto, el día a día. Estar en reuniones. Ir a visitas. Ver lo que hacemos. Pero mirar con los ojos de nuestra experiencia. Aunque cada organización es un mundo, la experiencia nos ha demostrado que el 80% de las empresas necesitan mejorar en cosas muy similares. Por suerte para ti, hemos visto de todo ya. Hemos resuelto con éxito la mayoría de esas situaciones.

2_1

3/

– Prepare mise en place

troceamos

Simplificar más y más lo que pasa para mantener el foco en los siguientes pasos q hay q dar, orientación a la acción, el problema no es el problema, cómo se ha gestionado el problema hasta ahora separar grano de la paja, organizar las notas, ordenar los diferentes inputs, todos esos ingredientes diversos, unir los puntos, encontrar la manera de contarlo para que se a fácil de entender y no se pierdan matices.

4/

– Feed back to you the Picture

Es el momento de poner encima de la mesa las conclusiones. El momento en el que te involucras en las decisiones sobre lo que vamos a hacer. Es un esfuerzo al 50-50. Te necesitamos con la mente abierta, el orgullo por los suelos y las ganas de mejorar “on-fire”. Escucharás cosas que no te gustarán. Muchas que ya sabías. Otras con las que no estás de acuerdo. A veces te sentirás sorprendido. Otras ofendido. Y otras pensarás “no me están diciendo nada que no sepa, ¿para eso les pago?” “¿qué necesidad tengo yo de esto? no va a funcionar”. Discutiremos. Forma parte del proceso. Mantén la calma. Tranquilidad. Es la resistencia llamando a tu puerta. Haznos caso. Recuerda nuestro contrato social. Confía en nosotros. No somos el juez ni la Inquisición. Somos los cocineros de tu próximo triunfo. Pongamos el foco en los próximos movimientos. Tienes que tomar partido y decir lo que piensas.

pizzza

5/

– Validate the Menu

5_1

No todo va a ser el dedito en la yaga. Somos más de dar soluciones que de dar problemas. No estás solo. Por eso, el climax de toda esa discusión llega cuando dejamos de cuestionar los problemas y empezamos a poner soluciones. A dibujar el futuro. A plantear lo que hay que hacer para que las cosas cambien.  Te daremos el menú y la receta. Una batería de medidas que tendremos que priorizar. Para eso, llegados a este punto, nos sabemos tu empresa mejor que tú (reconócelo, has invertido más tiempo en hacer que en analizar). Y para eso somos unos cracks (perdona que no tengamos abuela) haciendo esto. Tendrás que sumar tu criterio. Opinar. Contadnos si esto es lo que esperabas. Y tomar decisiones. Juntos (no está bonito que después de todo este curro tomes decisiones sin contar con nosotros). Es el momento de validar qué es lo que vamos a hacer. Quién hace qué. Cuándo. Y cómo. Entonces podremos empezar a cocinar. Estaremos todos convencidos de lo que vamos a hacer (es importante que sientas que ninguno perdemos el control y que el otro hace lo que le da la gana).

6/

– Agile Cooking

6_1

Muchas consultoras son buenas diseñando recetas pero malas cocinándolas. Hacen cambios cosméticos. Es el fast food de la mejora. Con muy buenas intenciones pero de cartón piedra. Planteamientos en el mundo de los osos amorosos que cuestan mucha pasta y no calan.

Decidir hacer un cambio no es hacerlo. Hay que cambiar la mentalidad de la empresa mientras se hace lo que hay que hacer. Hay que centrarse en la parte técnica. Mientras conseguimos que la cabeza de la gente haga click. Saquemos un cambio y se consolide. Que la mejora se toque inmediatamente. Sin empantanar. Sin promesas a largo plazo. Tiene que ser la gotita que cae. Innovación cotidiana. Eso es agile cooking.

Así se van consiguiendo resultados. Pero hay que lograr que la gente haga lo que tiene que hacer porque quiere, no porque se lo mandas. Necesitamos el compromiso personal de los que aplican los cambios a diario. Conversar mucho. Darles poder. Dejar espacio a las dudas, las pegas, la resistencia. Dar soporte. Permitir la equivocación. Por eso los cambios que se consolidan y dar resultados duraderos tardan. Implantar cultura. Ese liderazgo inspirador y cultura orientada a evolucionar son como el aceite de oliva y ese sofrito maravilloso de los buenos platos. Habrá gente técnicamente mejores pero en esto no nos gana nadie. 

7/

– Get Better Results. Forever.

Esta es la meta inalcanzable. Es la filosofía de vida que dejamos en las empresas. Siempre se puede mejorar. Hay que ver si el vaso se está llenando o vaciando, no si está lleno o vacío. Esto no acaba nunca. Hay que equivocarse cada vez mejor. Hay que replanteárselo todo siempre. Cuando puede funcionar mejor. Y cuando ya nos hemos acostumbrado a como funciona. Todo avanza rápido. Siempre hay cosas nuevas. Hay que tener hambre. Hay que subir el listón. Hay que llegar más lejos. Hacer más con menos. Ganar más. Y disfrutar del progreso. Trabajar felizmente. Construir resultados duraderos. Crecer sosteniblemente. Poner tu granito de arena en hacer un mundo mejor. Y no parar nunca. Ya se sabe. Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

el_nunca_acabar

1/ – Be on the same page

Tener unas reglas del juego claras, un marco de actuación y un contrato social es el punto de partida para un proyecto exitoso. Es la única manera de minimizar tus resistencias, la lógica tendencia a querer controlarlo todo y de que nosotros tengamos el espacio necesario para hacer lo que hay que hacer sin que te sientas defraudado. Este contrato social expresa que ambos valoramos lo que nos vamos a aportar y que queremos trabajar juntos. Explica en qué vamos a poner el foco, cuáles son los objetivos del proyecto o cuál es el timing y los hitos del proyecto. También qué tipo de información necesitamos, qué tipo de liderazgo y estilo de gestión vamos a aplicar o cómo vamos a coordinarnos y entregar nuestras conclusiones. Y, finalmente, qué soporte e involucración necesitamos por tu parte, aspectos relacionados con la confidencialidad y exclusividad o cómo nos vas a dar feedback.

2/ – Look in the fridge

El diagnóstico. ¿Qué ingredientes tenemos en la nevera? Para ello decidiremos juntos si vamos a implicar a toda la compañía o solo a algunas personas. Cómo obtener el compromiso y la motivación necesaria de todos ellos con el proceso de cambio. Decidir si nos vamos a centrar en lo que podría funcionar mejor, para corregirlo; o en lo que está funcionando bien, para potenciarlo. Y, entonces, descubrir qué pasa realmente. Hablaremos con los implicados. Compartiremos criterios. Podríamos necesitar hacer encuestas. Analizaremos los números. Y, por supuesto, el día a día. Estar en reuniones. Ir a visitas. Ver lo que hacemos. Pero mirar con los ojos de nuestra experiencia. Aunque cada organización es un mundo, la experiencia nos ha demostrado que el 80% de las empresas necesitan mejorar en cosas muy similares. Por suerte para ti, hemos visto de todo ya. Hemos resuelto con éxito la mayoría de esas situaciones.

3/ – Prepare mise en place

Simplificar mas y mas lo que pasa para mantener el foco en los siguientes pasos q hay q dar, orientación a la acción, el problema no es el problema, cómo se ha gestionado el problema hasta ahora separar grano de la paja, organizar las notas, ordenar los diferentes inputs, todos esos ingredientes diversos, unir los puntos, encontrar la manera de contarlo para que se a fácil de entender y no se pierdan matices.

4/ – Feed back to you the Picture

Es el momento de poner encima de la mesa las conclusiones. El momento en el que te involucras en las decisiones sobre lo que vamos a hacer. Es un esfuerzo al 50-50. Te necesitamos con la mente abierta, el orgullo por los suelos y las ganas de mejorar “on-fire”. Escucharás cosas que no te gustarán. Muchas que ya sabías. Otras con las que no estás de acuerdo. A veces te sentirás sorprendido. Otras ofendido. Y otras pensarás “no me están diciendo nada que no sepa, ¿para eso les pago?” “¿qué necesidad tengo yo de esto? no va a funcionar”. Discutiremos. Forma parte del proceso. Mantén la calma. Tranquilidad. Es la resistencia llamando a tu puerta. Haznos caso. Recuerda nuestro contrato social. Confía en nosotros. No somos el juez ni la Inquisición. Somos los cocineros de tu próximo triunfo. Pongamos el foco en los próximos movimientos. Tienes que tomar partido y decir lo que piensas.

5/ – Validate the Menu

No todo va a ser el dedito en la yaga. Somos más de dar soluciones que de dar problemas. No estás solo, nos tienes a nosotros (y tenemos un buen arsenal) para dar los pasos que hay que dar. Por eso, el climax de toda esa discusión llega cuando dejamos de cuestionar los problemas (pasará, ya verás) y empezamos a poner soluciones. A dibujar el futuro. A plantear lo que hay que hacer para que las cosas cambien. Te lo pondremos fácil. Te daremos la receta. Te plantearemos un menú. Una batería de medidas que tendremos que priorizar. Para eso llevamos currando unos meses. Para eso, llegados a este punto, nos sabemos tu empresa mejor que tú (no te enfades, reconócelo, has invertido más tiempo en hacer que en analizar). Y para eso somos unos cracks (perdona que no tengamos abuela) haciendo esto y nos has contratado. Tendrás que sumar tu criterio. Opinar. Contarnos si esto es lo que esperabas. Y tomar decisiones. Juntos (no está bonito que después de todo este curro tomes decisiones sin contar con nosotros). Es el momento de validar qué es lo que vamos a hacer. Quién hace qué. Cuándo. Y cómo. Entonces podremos empezar a cocinar. Estaremos todos convencidos de lo que vamos a hacer (es importante que sientas que ninguno sintamos que perdemos el control y que el otro hace lo que le da la gana).

6/ – Agile Cooking

Muchas consultoras son buenas diseñando recetas pero malas cocinándolas. Hacen cambios cosméticos. Es el fast food de la mejora. Con muy buenas intenciones pero de cartón piedra. Planteamientos en el mundo de los osos amorosos que cuestan mucha pasta y no calan.

Decidir hacer un cambio no es hacerlo. Hay que cambiar la mentalidad de la empresa mientras se hace lo que hay que hacer. Hay que centrarse en la parte técnica. Mientras conseguimos que la cabeza de la gente haga click. Saquemos un cambio y se consolide. Que la mejora se toque inmediatamente. Sin empantanar. Sin promesas a largo plazo. Tiene que ser la gotita que cae. Innovación cotidiana. Eso es agile cooking.

Así se van consiguiendo resultados. Pero hay que lograr que la gente haga lo que tiene que hacer porque quiere, no porque se lo mandas. Necesitamos el compromiso personal de los que aplican los cambios a diario. Conversar mucho. Darles poder. Dejar espacio a las dudas, las pegas, la resistencia. Dar soporte. Permitir la equivocación. Por eso los cambios que se consolidan y dar resultados duraderos tardan. Implantar cultura. Ese liderazgo inspirador y cultura orientada a evolucionar son como el aceite de oliva y ese sofrito maravilloso de los buenos platos. Habrá gente técnicamente mejores pero en esto no nos gana nadie.

7/ – Get Better Results. Forever.

Esta es la meta inalcanzable. Es la filosofía de vida que dejamos en las empresas. Siempre se puede mejorar. Hay que ver si el vaso se está llenando o vaciando, no si está lleno o vacío. Esto no acaba nunca. Hay que equivocarse cada vez mejor. Hay que replanteárselo todo siempre. Cuando puede funcionar mejor. Y cuando ya nos hemos acostumbrado a como funciona. Todo avanza rápido. Siempre hay cosas nuevas. Hay que tener hambre. Hay que subir el listón. Hay que llegar más lejos. Hacer más con menos. Ganar más. Y disfrutar del progreso. Trabajar felizmente. Construir resultados duraderos. Crecer sosteniblemente. Poner tu granito de arena en hacer un mundo mejor. Y no parar nunca. Ya se sabe. Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.